Make your own free website on Tripod.com
ANTECEDENTES

 

La sociedad evoluciona, al igual que el hombre y el derecho. Los constantes avances tecnológicos han hecho que el derecho se encuentre de pronto en diversas disyuntivas, dando resultados no imaginados y siendo insuficiente en ocasiones para la sociedad y el hombre.

Las máquinas ocupan hoy en día un espacio vital para el sostenimiento de la sociedad, desde como simples herramientas de trabajo hasta convertirse en parte importante e indispensable de ciertos sectores de la sociedad y del desarrollo de esta, realizando así las tareas mas complejas y necesarias en cuestiones de minutos e incluso de segundos.

Ciertamente, el Derecho Informático es una rama joven en el mundo jurídico, originada por ese constante avanzar tecnológico. En cuanto a la legislación informática se puede establecer que esta ha sido deficiente, originadora de huecos jurídicos, debido a ese desarrollo veloz.

El uso de este medio, como soporte material en el cual se concretan hechos y actos jurídicos de la vida diaria,  la habitualidad que ha adquirido y la trascendencia en la contratación moderna y en los medios de pago, ha originado diversas controversias y debates en lo referente a las diversas legislaciones de todo el mundo. Puesto que nos encontramos en un etapa en que la globalización tiene su mayor auge, esta es una cuestión que se presenta en todo el mundo ya que a través del uso de la Internacional Net “Internet” y de la World Wide Web “WWW”, se aceleró la transformación del comercio mundial y desde luego el nacional.

Todo esto nos hace cuestionarnos ¿existe alguna regulación para esta nueva forma de llevar acabo las transacciones? ¿cuál es la seguridad que hay para los nuevos usuarios de esta modalidad? ¿cómo se ha manejado el comercio a través de estos medios en diversos países? ¿cuál ha sido el éxito de estos? ¿existe en nuestro país el marco jurídico adecuado a estas nuevas necesidades? ¿qué reformas se han hecho al respecto? ¿son adecuadas estas a nuestro derecho? ¿cuáles son los riesgos jurídicos que se presentan? ¿qué seguridad te dan las leyes como contratante por medios electrónicos? ¿cuáles son los elementos que señalan los contratos mercantiles?

En el año de 1996, se creo la Ley Modelo de la CNUDMI sobre COMERCIO ELECTRÓNICO, siendo así uno de los mayores esfuerzos jurídicos a nivel internacional para regular lo concerniente al denominado “comercio electrónico”, proponiendo  a los demás Estados el fortalecimiento de la legislación regidora de estos medios; y así otorgándole todo el valor jurídico a la utilización de estos medios. Siendo entonces que en diversos países ya se contaba con mayores avances en materia legislativa e incluso de antecedentes de la aplicación de estos medios.

En México la situación es muy distinta ya que la legislación que posee no se encuentra actualizada ante este fenómeno, tomando en cuenta este problema se pretende adecuar nuestra legislación lanzándose así dos iniciativas, las cuales ya han sido dictaminadas pero hasta el momento estas aún no se encuentran en vigor, intentando así obtener una mayor seguridad en la celebración de estos contratos.
 
 

Marco Jurídico



 

En España, por ejemplo, se puede hablar de una verdadera autonomía en el derecho informático, además de que cuenta con diversos institutos especializados en esta materia, como el Instituto de Informática Jurídica (Universidad Pontificia Comillas), el Instituto Español de Informática y Derecho (Universidad Computlense), entre otros. En Chile, el documento electrónico, procede en algunas vías de aplicación en el Derecho probatorio. En el caso de Venezuela, son muy pocos los sustentos, y solo existe doctrina y comentarios de derecho informático; pero no una legislación aplicable al caso, solo por mencionar algunos casos, ya que en países con mayor desarrollo y tecnología cuentan con mayores avances legislativos al respecto.

En nuestro país, hasta hace poco tiempo no se contaba con la necesidad de tener una legislación en esta materia. Pero las empresas mexicanas comenzaron a modernizarse al grado de que el 70 por ciento de las operaciones realizadas por medios electrónicos se realizan en el segmento empresa – empresa.

Hasta el momento no se cuenta con mayor protección mas que con la protección que le otorgan algunas leyes a ciertos sectores del Derecho Informático, como lo es la Ley Federal de Derechos de Autor, la Ley de Propiedad Industrial; pero nada referente a la celebración de contratos por medios electrónicos y los elementos que se contemplaran para la validez de estos.

La legislación mexicana hasta hace poco tiempo, encontraba limitada a prever como únicos medios para contratar entre no presentes al correo y al telégrafo, dando entonces como consecuencia que el uso de los medios electrónicos se encontraría limitado a lo previsto en un contrato marco, realizado previamente con la finalidad de evitar la repudiación o violación de las obligaciones contraídas entre las partes.

Los legisladores conscientes de la necesidad jurídica en materia de comercio electrónico, a través de la Comisión de Comercio, lanzó una iniciativa de reformas y adiciones a diversas leyes como son el Código Civil Federal, el Código de Comercio, entre otros, pretendiendo así obtener una mayor seguridad e igualdad de competitividad para las empresas.

En el contenido de las mencionadas reformas, se adoptan los principios de la Ley Modelo de la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, facilitando así el uso del comercio electrónico. Y cumpliendo así con la exhortación de esta ley a la uniformidad en la incorporación a el derecho interno de cada estado.

Pero como todo cambio, tiene aspectos riesgosos que considerar, porque aunque sea inminente esta nueva forma de llevarse a cabo la celebración de contratos y no exista duda respecto de la necesidad de la utilización de estos medios, hay muchos puntos que se deberán de tomar en cuenta.

En cuanto a los elementos que deberá contener la celebración del contrato, y la seguridad que esto proporcionara, como sustituto de otras formalidades que en nuestro país hasta hace poco eran consideradas esenciales, considero que sera cuestión de diversas controversias.

La expresión del consentimiento a través de la “firma electrónica”, podría se originaria de incertidumbre ya que como bien es sabido existen muchos problemas en cuanto a la seguridad, ya que con la existencia de los hackers y crackers es posible la intromisión a sistemas computacionales de empresas. Los hackers han demostrado que no hay sistema de computadoras infalible, pero muchas de esas intromisiones no son detectadas y reportadas, ya sea por no haber sido identificadas como intromisiones o para evitar hacer palpable la vulnerabilidad en que se encuentra ya sean la empresas, organizaciones, gobiernos, etc.

 Otros problemas muy comunes que se presentan, son los virus que son capaces de borrar información esencial, la posible falsificación de una firma electrónica, fraudes con las tarjetas de crédito utilizadas en la diversas transacciones, la posibilidad de incumplir y la forma como se exigirá el cumplimiento de la obligación para ambas partes...

Las reformas a la ley deberán ser muy flexibles para poder prever cada una de las situaciones que se presentaran, pero lo suficientemente completas e integrales para que no pierdan su vigencia en un corto tiempo

HOME